Don Perico: Lean nuestros artículos y consejos, sobre el manejo y crianza de los periquitos siguenos en Facebook.

Traductor

12 abr. 2011

Pericos Australianos contra todo pronostico

Los pericos Australianos de todos los continentes, a excepción de la Antártida, Australia es el lugar donde menos llueve, originando que gran parte de su territorio interior esté conformado por extensas y áridas llanuras semi-desérticas conocidas como el "Outback", cuyo clima agreste ofrece en el día una temperatura promedio de 27°C -salvo en el verano cuando se eleva a los 40°C- decreciendo en las noches a temperaturas menores de los 0°C. Estos lugares se hallan sometidos a continuos períodos de sequía, irregularmente interrumpidos por lluvias temporales, a pesar de los cuales ha persistido una fauna capaz de sobrevivir con los mínimos requerimientos de agua.En medio de un ambiente tan hostil, el perico ondulado es una de las aves nativas mejor adaptadas a su entorno. Su estilo de vida de ave nómada y gregaria, lo lleva a peregrinar de sur a norte en pequeñas bandadas de unos cien individuos "siguiendo las lluvias", cuya aparición llegan a detectar a cientos de kilómetros, puesto que el agua permite la maduración de las plantas que los alimentan. De esta manera, se detienen en lugares fértiles; aumentando la bandada en un numero mayor al de los mil ejemplares y luego de agotado el sustento del paraje, se disgregan y reinician su búsqueda, abandonando pichoncitos y enfermos.Sus viajes son facilitados por una extraordinaria capacidad para soportar la falta de agua, al punto que, dadas ciertas condiciones, logran subsistir sin ella hasta por treinta días continuos, haciendo uso de las reservas de agua que guardan en sus cuerpos, liberada en el proceso de digestión y que se conoce como "agua metabólica". Es posible que esta característica no está presente en los pericos domesticados, cuyas necesidades fisiológicas pueden haber quedado modificadas a través de las décadas de vida cautiva, siempre provistos de agua. La insuficiencia de agua les provoca un instintivo ahorro de energías y así, para mantener sus reservas, los pericos pasan la mayor parte de los días calurosos ocultos y aquietados entre el follaje, buscando alimento en las mañanas y en las tardes, momentos en que se dedican a "barrer" el suelo buscando comida, sin orden o jerarquía algunos, relevándose los primeros de la fila con los últimos, aunque los pichones en crecimiento siguen a sus mayores, comiendo lo que ellos comen. El inicio de las lluvias señala el fin de la sequía y ante el reverdecimiento de las tierras, cuya abundancia les permite procrear, el "reloj biológico" de los pericos les avisa del comienzo de la temporada de cría. Este ciclo tiende a coincidir con los meses de marzo a agosto pero también sucede entre octubre y diciembre pero no en los meses de calor extremado. Por cierto, cuando las sequías se prolongan por meses y ante las adversas condiciones climáticas los pericos dejan de reproducirse por completo, evitando traer al mundo pichones incapaz de alimentar hasta la venida de las lluvias. La ausencia total de reproducción es una conducta propia de varias especies de aves habitantes de los desiertos o de las zonas árticas.La obligada suspensión del ciclo reproductivo, explica la particularidad de estos psitácidos de formar parejas unidas de por vida. Si llueve sorpresivamente los pericos no pueden perder el tiempo en cortejos para emparejarse, ya que en ese corto período deben aprovechar al máximo los días para aparearse y multiplicarse. Es obvio que la necesidad de perpetuar la especie gravita en todas estas circunstancias, pues las posibilidades de que un gran numero de loritos sobreviva para reproducirse en la próxima temporada eventual son remotas, considerando la pobreza de las tierras y la existencia de los depredadores, como los reptiles y de las aves rapaces, entre estos el gavilán de collar y el milano negro. De acuerdo a Immanuel Birmelin, en términos empíricos la mortalidad que sufre esta especie entre la postura de los huevos hasta que los pichones salen del nido, es del orden del 27%, sin considerar los futuros percances.Este cuadro no es de ninguna manera desolador. Los pericos no  son una especie en extinción sino todo lo contrario, al grado que cada cierta poca resulta ser la especie aviar más numerosa de Australia. Más aun, la flexibilidad del perico para reproducirse en cualquier mes, de acuerdo a las condiciones que le sean propicias, se verifica en los pericos domésticos, por lo que sus criadores afirman que "el perico cría todo el año", a diferencia de otras aves como el canario, que son de ritmo estacional.La época de apareamiento se inicia con las hembras que llegan al territorio elegido para nidificar, dentro del cual se dedican a inspeccionar y elegir el futuro nido entre las oquedades de árboles como los eucaliptos y en las ramas caídas. Después arriban los machos uniéndose a la pareja de siempre. Los "solteros" buscan pareja mediante un constante bullicio y exhibición de su porte, hasta ser elegidos para comenzar inmediatamente el apareamiento. La costumbre de las hembras de llegar primero era desconocida en antaño por los cazadores quienes, cuando se apresuraban en capturarlos, encontraban sus redes repletas exclusivamente de ellas. En una o dos nidadas anuales, la hembra pone ínter diariamente tres o cuatro huevos de cáscara blanca, con dimensiones entre los 17.2 - 19.1 mm x 14.1 -15.0 mm, que eclosionan luego de dieciocho días de incubación. En este lapso los pericos se alimentan de las hierbas, brotes y semillas que componen su dieta.Los pericos  son aves prensoras de origen antiguo y propio de los países tropicales.Las características principales de este orden es el pico alto, corto y fuerte, el superior recurvado y montado sobre el inferior, más pequeño y movible. Son aves muy trepadoras, que utilizan sus patas como manos sobre todo para coger y rotar las semillas que parten con el pico, pero la cortedad de las patas los hace corredores mediocres. Muestran dos dedos dirigidos hacia delante y dos hacia atrás, mientras que otros pájaros poseen los dedos ordenados diferentemente.